Que Pierre Cardin es uno de los nombres propios más atractivos y rompedores de la Historia de la Moda es algo que ya sabíamos hace tiempo. En las décadas de los cincuenta y sesenta sus colecciones supusieron una ruptura y una revolución en un fashion system que ya de por sí era un prodigio de originalidad y genio. Cardin intuyó, antes que nadie, el futuro de la moda unisex, y fue uno de los primeros diseñadores en incorporar la idea del futuro a sus creaciones. Futurista, arriesgado y, al mismo tiempo, consciente de la importancia de la buena couture, el espíritu de Cardin pervive, además de en su propia marca, en la influencia que ha tenido en jóvenes diseñadores. Hay mucho de Cardin en Hussein Chalayan, en Nicholas Ghesquière (Balenciaga) y en las colecciones que cada año salen de las escuelas de diseño.

cardin.jpg 

Hoy es otra grande de la moda, Sophie Albou, quien retoma la influencia de este maestro de la moda a través de su magnífica labor creativa en Paul & Joe. Durante una subasta en París (¿dónde si no ?) Albou se topó con cuatro diseños de Cardin creados en el culmen de su carrera. No sabemos qué le sugirieron, pero lo cierto es que decidió adquirirlos y, a partir de ellos, crear cuatro diseños que este verano ya están en la calle. El resultado es, por supuesto, espectacular.


Los cuatro modelos de Albou retoman uno de los postulados básicos de la filosofía creativa de Cardin : las formas que realzan la feminidad no son necesariamente las que reproducen las formas del cuerpo feminino. Esta idea, compartida por genios tan poco cuestionables como Balenciaga o, más recientemente, Yamamoto, está en el origen de tendencias como el oversize.
Las túnicas y vestidos de Albou producen un indudable efecto estético que, unido a la ligereza de los tejidos, da como resultado una silueta sencillamente magnífica. Dos vestidos cortos y dos largos, dos en colores lisos y dos con estampados art-nouveau, los cuatro modelos se apuntan además a la tendencia « neoclásica » que arrasa este año y añaden amplios cuellos en pico que realzan la elegancia aristocrática y el chic absoluto de estos diseños. Todo un lujo. Un aplauso para los maestros.Carlos Primo